Adiós a Roberto Gómez Bolaños, ‘Chespirito’

images

El comediante mexicano Roberto Gómez Bolaños, Chespirito, murió este viernes a los 85 años, en el centro turístico de Cancún (México).

Chespirito padecía problemas para caminar, además de diabetes y un enfisema pulmonar, por lo que sus apariciones públicas eran pocas.

La información sobre la muerte del comediante salió a la luz en las redes sociales, aunque no se conoció de inmediato la causa. Anteriormente por los medios sociales varias veces corrió el rumor de que el mexicano había fallecido. “Ahora, me han matado como 20 veces o más”, dijo en una ocasión el actor.

Gómez Bolaños nació en la Ciudad de México y estaba casado con la también actriz Florinda Meza. Ganó fama mundial en los años 1970 por el Chavo del 8. Otros personajes que interpretó fue el Chapulín colorado, el Chómpiras, Dr. Chapatín, entre otros.

El talentoso y prolífico cómico recibió el mote de “Chespirito” de un director de cine, quien tomó el diminutivo de la pronunciación en español de Shakespeare y lo bautizó así por su abundante producción como libretista y su baja estatura.

Más de cuatro décadas después de haber sido estrenados, los programas de Chespirito continúan en las pantallas de Latinoamérica, algo completamente inusual en la televisión.

“Quizá mi mérito (al hacer El Chavo) fue atinar, sin intentarlo, a abordar un ambiente que existe en todo el mundo. Es un personaje que he trabajado mucho, que tiene calidad, pero la respuesta exacta (del éxito) no la sé”.

Inicios

Estudió sin concluir ingeniería en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y fueron la producción, la actuación y la dirección los oficios a los que entregó su vida.

Florinda Meza, Doña Florinda, la emblemática actriz de sus programas, fue el gran amor de su vida. Gómez Bolaños, que era 19 años mayor, se casó con ella en 2004 después de 27 años de vida en común.

La compañera incondicional, a la que en ocasiones se le criticó por mostrarse supuestamente autoritaria ante el actor, lo acompañó hasta sus últimos días.

“Ya llevamos 30 años casados. Tenemos un matrimonio sólido que únicamente terminará la muerte… ¡o Shakira!”.

En una de sus escasas apariciones públicas recientes a “Chespirito” se le vio en silla de ruedas y con oxígeno en un homenaje en su honor en 2012.

Chapulín y otros personajes

“El Chapulín Colorado” fue otra de las series más populares de Gómez Bolaños. Entre sus personajes están también Chaparrón Bonaparte, el doctor Chapatín y Chómpiras.

Dos de los compañeros de set con los que Gómez Bolaños conservó una buena amistad fueron Rubén Aguirre, El profesor Jirafales, y Édgar Vivar, el Señor Barriga, que encabezó el gran homenaje que se le hizo a nivel regional a principios de 2012 y en el que ambos actores participaron.

En cambio, era mala su relación con el actor Carlos Villagrán, que encarnó a Quico en “El Chavo del Ocho”, y con María Antonieta de las Nieves, que dio vida a La Chilindrina y con la que tuvo una pelea legal por los derechos del personaje.

“Chespirito”, padre de seis hijos con su primera esposa, la escritora argentina Graciela Fernández, inició su carrera como creativo publicitario, un oficio que le permitió saltar a la radio y la televisión, donde se desempeñó inicialmente como guionista en los años de 1950.

Los primeros pasos como actor los dio en “Dos criados malcriados”, en 1960, y desde entonces se convirtió en uno de los grandes cerebros de la televisión mexicana.

Su paso por el cine, teatro y política

Gómez Bolaños también se involucró con el cine realizando guiones para el dúo cómico “Viruta y Capulina”, unos de los más famosos de este género en México en la década de los 60, así como para filmes que él mismo protagonizó como “El Chanfle” y “Don Ratón y Don Ratero”.

A lo largo de su polifacética carrera igualmente realizó una exitosa obra de teatro titulada “11 y 12” y publicó un poemario titulado “Y poemas también”.

Chespirito también estuvo involucrado en la política dando apoyo público a candidatos del Partido Acción Nacional (PAN, conservador) y criticando al líder centro-izquierdista Andrés Manuel López Obrador.

Un episodio que empañó su figura fue cuando en 2007 Fernando Rodríguez Mondragón, hijo del capo colombiano Gilberto Rodríguez Orejuela, aseguró que el narcotraficante alguna vez había contratado los servicios de varios de los personajes de “El Chavo del Ocho” para fiestas infantiles familiares.

En esta oportunidad Gómez Bolaños desmintió haber tenido contacto con narcotraficantes, aunque dijo que no podía saber si todos los empresarios que lo contrataron a lo largo de su carrera “son honorables y no han tenido vínculos con personajes oscuros”.

“Chespirito” gozó de una fama desbordante en la mayoría de países de la región, aunque sus historias muestran también facetas tristes de la sociedad, como el abandono de la infancia y el maltrato en el caso del “Chavo”.

Un Chavo de más de 60 años

El éxito de “El Chavo del Ocho” llevó a Gómez Bolaños a prolongar su actuación en la serie hasta tener más de 60 años, cuando anunció su retiro al considerar que era “estéticamente desagradable” seguir interpretando a un niño de ocho años, además de que ya le costaba entrar al barril donde vivía el personaje.

La canción de El Chavo se origina de una melodía del compositor alemán Ludwig van Beethoven

La popularidad de “Chespirito” fue tal que cuando abrió la cuenta de Twitter@ChespiritoRGB en 2011 para comunicarse con sus fans empezó a recibir miles de mensajes desde toda América Latina.

Actualmente, la cuenta tiene seis millones de seguidores.

“Hola. Soy Chespirito. Tengo 82 años, y ésta es la primera vez que tuiteo. Estoy debutando. ¡Síganme los buenos!”, escribió en el primer mensaje. Y en su perfi ratificó su sentido del humor: “Para qué quieren mi perfil si soy más guapo de frente”..  Hasta Siempre Chavitooooo.

Fuente: Diario EL UNIVERSO.

images (1)